Periodoncia

  • Molde de dentadura
  • Miniatura de familia
  • Paciente en consulta
  • Férula

Periodoncia

Malos hábitos de higiene bucal, técnica de cepillado deficiente, fumar, etc. ocasionan acumulación de restos de alimentos y otros irritantes que favorecen la proliferación de bacterias que producen sustancias químicas que inflaman e irritan las encías.

El término periodoncia engloba todo lo relacionado con las enfermedades periodontales, es decir, aquellas que se producen por la acumulación de placa bacteriana y sarro en el cuello de los dientes, la línea de la encía (gingivitis) y por debajo de ésta última (periodontitis).

La periodoncia es la rama de la odontología que se encarga de la prevención, diagnóstico y tratamiento de los tejidos que soportan al diente.

Esta es una de las enfermedades más comunes que existe debido a que no presenta síntomas hasta que la enfermedad se encuentra en un estado avanzado. Sus principales síntomas son: sangrado de las encías, movilidad dental y mal aliento.

Los principales problemas periodontales son la gingivitis y la periodontitis.

Gingivitis

La GINGIVITIS provoca inflamación y sangrado de la encía siendo la causa más frecuente la acumulación de sarro sobre la misma

  • Su tratamiento consiste en la realización de una limpieza bucodental para eliminar la placa bacteriana y el sarro.
  • También se debe educar al paciente explicando los criterios necesarios de una buena higiene bucal para que no vuelva a aparecer la gingivitis.
  • En general todas las personas deberían ir a la consulta del odontólogo para que se les realice una limpieza de boca al menos una vez al año.
  • Si no es así, es fácil que la gingivitis progrese y se convierta en periodontitis.

Periodontitis

La PERIODONTITIS provoca, además de todo lo anterior, una afectación del hueso que soporta al diente provocando su pérdida, que si no es tratado adecuadamente puede llegar a provocar la pérdida del mismo

  • La acumulación de placa bacteriana y sarro por debajo de la línea de la encía provoca la formación de bolsas periodontales, con daño a la raíz del diente y a la estructura ósea y de tejidos que lo sostiene.
  • En las fases más incipientes de esta enfermedad el tratamiento es un curetaje, con el que se raspa y alisa la raíz del diente y se elimina la placa bacteriana y el sarro de las bolsas periodontales.
  • Sin embargo, si la enfermedad está avanzada podría ser necesario practicar una cirugía periodontal para conseguir este objetivo y, de ser necesario, utilizar técnicas para regenerar el hueso que se haya perdido.
  • Tras el tratamiento de periodoncia es conveniente un mantenimiento sostenido cada 6 meses, consistente en la visita periódica al periodoncista para que éste revise diente por diente, evalúe la higiene bucal del paciente y proceda a una limpieza dental cuando sea necesario.

La mejor forma de prevenir la enfermedad periodontal y por tanto la necesidad de someterse a técnicas de periodoncia es mantener una correcta higiene bucal mediante la utilización de un cepillo, hilo dental o cepillos interdentales, además de un dentífrico adecuado, colutorio y otros productos antisépticos que ayuden a controlar la proliferación de bacterias en la boca