Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Absceso dental: síntomas y cómo prevenirlo

Absceso dental: síntomas y cómo prevenirlo - Acosta Cubero

Un absceso dental consiste en una infección bacteriana, que puede aparecer en diferentes zonas del diente. Se trata de un problema que habitualmente no se detecta a tiempo y aquellas personas que los tienen acuden a la consulta del dentista cuando la infección está bastante avanzada.

Normalmente, el absceso dental se conoce como flemón, y es habitual tenerlos y también muy sencillo prevenirlos si se conoce la forma de hacerlo. Cuando se localizan los primeros síntomas, lo más adecuado es acudir urgentemente a un profesional para que solucione el problema rápidamente.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor causado viene de una hinchazón en la encía, generado por una infección o por una caries que no ha sido detectada. Cuando la inflamación y el dolor aumentan, se debe eliminar acudiendo a la consulta del dentista.

Los síntomas que deben tenerse en cuenta son:

  • Dolor intenso, que puede extenderse a otras partes como el oído, cuello o mandíbula.
  • Sensibilidad a diferentes temperaturas, frío y calor.
  • En las comidas, sensibilidad por la presión ejercida en la masticación.
  • Fiebre, por la infección.
  • Hinchazón en la mejilla, causando incomodidad hasta en el habla.
  • Dolores intensos en los ganglios linfáticos, en cuello o bajo la mandíbula.
  • Olor y sabor desagradable, también un líquido salado en la boca. Cuando el absceso es rasgado, disminuye el dolor, pero es posible que aparezca pus en la encía.

Cuando se tiene alguno de estos síntomas, se recomienda acudir a un dentista urgentemente para poner tratamiento a la infección que exista en la boca o en la encía. En aquellos casos en los que existan complicaciones para respirar o tragar, y el dolor aumente, lo mejor es asistir a las urgencias del centro de salud o del hospital.

¿Cuáles son las causas?

El absceso dental se aparece cuando las bacterias entran a través de una caries o una fisura en la pieza dental. En ese momento, llega a la raíz del diente, donde están los vasos sanguíneos, tejidos y nervios, y la inflamación que se produce en la boca puede llegar al extremo de la raíz.

Los factores que pueden elevar el riesgo de abscesos dentales pueden ser:

  • Higiene bucodental deficiente. Una de las causas de absceso dental, caries y otro tipo de enfermedades bucodentales es el lavado insuficiente de los dientes o no usar hilo dental.
  • Tomar alimentos ricos en azúcares. Una dieta en la que se toman muchos dulces o refrescos lleva a la aparición de caries y, por tanto, a un posible absceso dental.

¿Cómo prevenirlo?

  • Utilizar agua potable fluorada, ya que favorece la limpieza de la boca.
  • Cepillarse los dientes al menos dos veces al día, con una pasta dental de buena calidad.
  • Usar hilo dental o enjuague bucal, debido a que son importantes y se recomienda utilizarlos todos los días.
  • Cambiar el cepillo de dientes cada 3 o 4 meses, unas cerdas muy gastadas no hacen un buen trabajo.
  • Suprimir el exceso de azúcar en la alimentación y mantener una dieta sana y equilibrada.
  • Acudir al dentista de forma habitual y realizarse limpiezas profundas con expertos.

En el caso en que exista un absceso dental, el experto analizará el problema específico que tenga la persona para encontrar la solución más adecuada.

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad