Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Sequedad bucal: qué es y cómo tratarla

Sequedad bucal: qué es y cómo tratarla - Acosta Cubero

La sequedad bucal o xerostomía es la disminución de la producción de saliva para mantener la boca húmeda.

En alguna ocasión todos hemos tenido la boca seca, sobre todo si nos hemos encontrado nerviosos, tensos o molestos. Pero si la sensación de sequedad se produce en gran parte del tiempo, se traduce en algo incómodo y que puede ser problemático para la salud o avisar de que existe otro problema más grave.

Este tipo de alteraciones aparecen porque la saliva no solo se encarga de conservar la boca húmeda, sino que ayuda en la digestión de los alimentos, protege los dientes de las caries, previene de infecciones controlando la cantidad de bacterias que hay en la boca y también hace posible la masticación y la deglución.

¿Por qué se produce menos saliva?

Existen varios motivos por los que las glándulas salivales puede que no estén funcionando correctamente y, por tanto, produzcan menos saliva.

  • Efectos secundarios de algún medicamento. Hay más de 400 medicamentos que pueden producir sequedad bucal, como por ejemplo los analgésicos, descongestivos, diuréticos, antihistamínicos, antidepresivos…
  • Enfermedades. Algunas como la diabetes, el Parkinson y el síndrome de Sjögren dañan las glándulas salivales y, al disminuir la producción de saliva, producen sequedad.
  • Rayos X. Cuando se está en tratamiento con rayos X en el cáncer, las gándulas salivales pueden verse perjudicadas por la radiación de la cabeza y del cuello. Es posible que la saliva se pierda de forma parcial o total, y temporal o permanente.
  • Quimioterapia. Con este tipo de tratamiento la saliva puede espesarse y provocar así la sequedad.
  • Tabaco. Se ha comprobado que gran cantidad de personas fumadoras padecen sequedad bucal.
  • Menopausia. En los cambios que se producen en los niveles hormonales, las glándulas salivales también se ven afectadas. Habitualmente, las mujeres con menopausia o postmenopaúsicas tienen una sensación permanente de sequedad en la boca.

Síntomas de la sequedad bucal

  • Sensación de boca pastosa.
  • Problemas en la deglución.
  • Sensación de ardor en la boca
  • Lengua seca.
  • Sensación de sequedad en la garganta.
  • Grietas en los labios.
  • Disminución del gusto o gusto metálico persistente.
  • Irritación en las encías.
  • Aumento en la aparición de caries.
  • Llagas.
  • Mal aliento.
  • Problemas en el habla y la masticación.

Tratamiento de la sequedad bucal

La sequedad bucal solo se puede curar de una forma y es tratando las causas que la producen.

Cuando se debe al consumo de ciertos medicamentos, el médico tiene que cambiar el tipo de medicamento o las dosis que se toman. Si lo que ocurres es que las glándulas salivales no funcionan adecuadamente, aunque producen saliva, el médico debe mandar algún medicamento para ayudar a estas glándulas para que realicen mejor su función.

Si no se puede eliminar la causa, podemos recuperar la humedad de nuestra boca de otras formas. El dentista puede recomendar la utilización de humedecedores bucales para sustituir la saliva y el uso de enjuagues bucales con formulas específicas para la sequedad bucal pueden aliviar.

Otras recomendaciones son:

  • Beber agua constantemente o bebidas que no tengan azúcar.
  • Evitar el café, té o refrescos que puedan producir sequedad.
  • Masticar chicles sin azúcar o caramelos duros sin azúcar, para favorecer la estimulación del flujo salival cuando haya un mínimo funcionamiento de las glándulas salivales.
  • No fumar ni beber alcohol.
  • Evitar el consumo de alimentos salados o picantes, ya que pueden causar dolor cuando hay sequedad.
  • Utilizar humidificadores por la noche.

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad