Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ansiedad al dentista, ¿cómo superarlo?

Ansiedad al dentista, ¿cómo superarlo? - Acosta Cubero

Aunque no lo parezca, tener miedo al dentista es algo muy frecuente. Este es el motivo por el que muchas personas no van al dentista normalmente, por lo que la salud bucodental puede verse en riesgo y, por ello, es importante aprender a superar esa ansiedad.

Origen

Existen diferentes motivos por los que aparece esta ansiedad al dentista. Habitualmente se relaciona con malas experiencias que se han tenido anteriormente. Además, se relaciona también con la incomodidad generada por la primera dentición.

Otros de los motivos por los que se produce esta ansiedad pueden ser, por ejemplo, tener objetos dentro de la boca o sufrir dolor por algún error que pueda tener el dentista. Asimismo, también afecta el precio de los tratamientos que tienen que realizarse y el miedo a no poder pagarlos.

Además, existen estudios que confirman que los padres transmiten el miedo a sus hijos, por lo que puede considerarse como algo hereditario. Debido a esto, el papel de los padres es muy importante para mediar de forma favorable en el control del contagio del miedo al dentista.

Relación dentista-paciente

Para mantener nuestra salud bucodental, se debe asistir al dentista de forma frecuente. Aun así, existen personas que pueden estar años sin ir al dentista por la ansiedad que éste les genera. A pesar de esto, se debe comprender que las revisiones periódicas favorecen la prevención de otros problemas más graves que puedan aparecer en el futuro.

Si no sabes cómo superar la ansiedad al dentista, es posible que el secreto esté en el dentista en sí. Es importante encontrar a una persona que nos dé confianza, que nos informe sobre todos los tratamientos necesarios, cómo trabaja y, por supuesto, que nos ayude a estar tranquilos y relajados.

Es necesario saber que el dentista no quiere ocasionarnos dolor de forma intencionada. Además, los tratamientos y la tecnología que se utiliza en la actualidad están muy avanzadas y, por ello, podremos estar más tranquilos y cómodos en la consulta. Asimismo, existen algunos dentistas que están especializados en el trabajo con personas que sufren ansiedad ante ellos.

Si se tiene este problema, es bueno contárselo al dentista antes de asistir a la consulta ya que, de esta forma, se le mantiene informado de lo que ocurre y podrá actuar en función del problema. Será el propio dentista quien dará unas recomendaciones e intentará disminuir la ansiedad.

Si fuese necesario, también es bueno acudir a varios dentistas y solicitar a tus personas más cercanas que te recomienden alguno para así encontrar un dentista que de verdad te transmita confianza. Lo mejor es elegir a una persona que sea amable y con la que sea fácil hablar. Además, infórmate si han acudido a su consulta otras personas con el mismo problema y así podrás solucionar todas las dudas que tengas.

La consulta: cómo prepararse para ir

Una vez se encuentra al dentista idóneo, no es necesario ir a la consulta la primera vez sino que es mejor conocerlo y explicarle cuál es la situación.

También debe tenerse en cuenta la importancia que tiene la salud bucodental y la necesidad de realizar este tipo de tratamientos, ya que si no se mantiene esta salud bucodental se tendrán otros problemas aún más graves como, por ejemplo, infecciones o pérdida de dientes.

Hay que localizar el motivo de la ansiedad y hablarlo con el dentista. De esta forma, esta persona podrá buscar soluciones en base a los problemas que se le plantean. En la primera consulta lo normal es hacer una simple revisión o una limpieza, así que no es momento de preocuparse por los tratamientos más complejos.

Además, es bueno encontrar alguna forma de relajarse para evitar la ansiedad antes o durante la consulta, por ejemplo pasear, ir por la mañana a la consulta o escuchar música durante la visita al dentista. Asimismo, el profesional normalmente dará recomendaciones sobre qué se puede hacer las horas antes de la consulta para reducir esa ansiedad.

¿Cómo superar la ansiedad?

Es muy importante prepararse antes de acudir al dentista, por lo que antes deben seguirse algunas recomendaciones y prestar atención a algunas cosas antes de la consulta:

  • Visitar la consulta antes de pedir la hora de la cita. De esta forma, se tiene la posibilidad de conocer al dentista que nos va a atender y poder explicarle tus miedos.
  • Buscar a un profesional comprensivo y que sea capaz de explicar si puede realizarse un tratamiento con sedación dental. Debe ser una persona que aporte gran confianza, debido a que es lo más importante para las personas con ansiedad porque puede haber sido producida por una mala experiencia anterior.
  • Habitualmente, la primera consulta es una revisión y no duele, así que no hay que preocuparse por si nos operan. Asimismo, se puede comenzar con un blanqueamiento o con una limpieza bucal, y más adelante atreverse con otros tratamientos más complejos, en función de las necesidades que se tengan.
  • La tecnología está muy avanzada, por lo que la mayoría de los tratamientos ya no provocan dolor y siempre existe la posibilidad de la sedación bucal.
  • Cuando el motivo de la ansiedad es tener objetos en la boca, hay que enfrentarse antes a ello. En casa, se pueden hacer prácticas sujetando una cuchara con la boca durante unos minutos al día. Así, cuando acudas a la consulta será menos extraño tener algo dentro de la boca.

Recomendaciones

  • Lleva a la consulta a otra persona como acompañante. Al dentista no le va a importar y te relajará.
  • Pacta con el dentista una señal que indique pausa o dolor. Así sentirás que tienes el control sobre la situación y te podrás calmar un poco. Además, evitarás moverte de forma brusca y no os pondréis en peligro ninguno de los dos.
  • Escucha música que te tranquilice durante la consulta.
  • Llega con la hora justa o sólo unos minutos antes, para evitar que aparezca la ansiedad por la espera. Si tienes que esperar, distráete leyendo o hablando con alguien.
  • Pide al dentista que te explique lo que va haciendo mientras trabaja. Es posible que escuchar su voz te relaje, además de saber en todo momento lo que hace.

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad