Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Alimentos y bebidas que manchan los dientes y cómo evitarlo

Alimentos y bebidas que manchan los dientes y cómo evitarlo - Acosta Cubero

Todos desearíamos tener los dientes totalmente blancos y relucientes, pero para conseguirlo es necesario que tengamos una higiene dental adecuada. Aún así, hay personas que todavía no saben que existen algunas bebidas y alimentos que colaboran en el aumento de las manchas en los dientes y en la formación de caries y, a su vez, otros que contribuyen al mantenimiento de una dentadura limpia y sin manchas.

Cada alimento o bebida que tomamos, en función de su composición, afecta a la estética de nuestros dientes de una forma u otra. Lo que más daño hace a nuestra dentadura son las bebidas, ya que se toman en más cantidad que los alimentos y al ser líquidas ven favorecida su capacidad de penetrar más en el esmalte de los dientes.

El objetivo de conocer los alimentos y bebidas que benefician o perjudican no es eliminarlos completamente de nuestra alimentación, sino conocerlos y ser conscientes de lo que provocan, con la recomendación de tomarlos de forma moderada cuando la finalidad que queremos es tener una dentadura limpia y bonita. Hay que tener en cuenta también que, tras tomarlos, hay que cepillarse bien los dientes con dentífrico y luego con enjuague bucal para disminuir la existencia de restos y el contacto con los dientes y, por tanto, el daño que pueda ocasionar en el esmalte de los dientes.

 

Alimentos que manchan los dientes

Vino: Es uno de los mayores enemigos de una dentadura blanca y reluciente, ya sea tinto o blanco. El vino tinto, por su composición, es el más dañino para la estética de los dientes. Perjudica nuestra dentadura tanto por su acidez como por la existencia de cromógenos y taninos en su composición. Si se toma de forma periódica, esos tres componentes juntos consiguen oscurecer los dientes y hacer que pasen de ser blancos a obtener una tonalidad granate.

Café: Se trata una bebida que se consume en grandes cantidades, pero perjudica mucho al color blanco de los dientes por la gran cantidad de cromógenos que tiene en su composición.

Té: En esta bebida son los taninos los que hacen que los dientes se manchen y pierdan su color. Los tipos de té que son más perjudiciales son el té negro y el té rojo, que proporcionan a los dientes un color amarillento.

Refrescos, bebidas energéticas y azucaradas y gaseosas: Al tener una cantidad de azúcar elevada, son muy perjudiciales para nuestros dientes tanto por las manchas que pueden ocasionar como por fomentar la aparición de caries. Además, las bebidas energéticas tienen muchos ácidos que afectan mucho al esmalte de los dientes.

Frutas y verduras de color intenso: El fuerte color de verduras como la remolacha y frutas como las cerezas, moras y arándanos, hacen que los pigmentos se liguen a los dientes y los manchen. Además, la acidez de los alimentos cítricos pueden ser también perjudiciales.

Caramelos: Debido a la presencia elevada de colorantes y de azúcares, se convierten en un alimento muy perjudicial tanto para el color de los dientes como para la aparición de caries.

Vinagre y salsa de soja: Vinagres como el de Módena o salsas como la de soja, debido a su color intenso pueden penetrar en el esmalte de la dentadura y provocar la aparición de manchas.

Tabaco: En este caso no se trata de un alimento, pero traspasa la cavidad oral y se considera uno de los productos que fomentan más la aparición de manchas en los dientes. La nicotina del tabaco es lo que más daño produce en el esmalte.

Colutorios con clorhexidina: Tampoco se trata de un alimento, pero la clorhexidina es un componente que se aconseja utilizar para la inflamación de las encías y después de una cirugía. Sin embargo, cuando se utiliza de forma muy continuada es posible que se manchen los dientes.

 

Cómo evitar las manchas en los dientes

Utilizar pajitas: Beber con una pajita las bebidas que son más dañinas para nuestros dientes disminuirá el tiempo en el que están en contacto con el esmalte dental, consiguiendo así que se reduzcan las manchas y no se pierda el brillo de la dentadura.

Lavarse los dientes frecuentemente: Se deben lavar los dientes mínimo dos veces al día y, si es posible, justo tras tomar estos alimentos o bebidas.

No utilizar pastas de dientes naturales: Se recomienda la utilización de pastas de dientes con hidroxiapatita o fluoruro, ya que remineralizan la dentadura y también la fortalecen. Si tu dentadura es más sensible, opta por una pasta con hidróxido de calcio. Pero, si quieres asegurarte, lo mejor es cambiar el uso de una pasta de dientes blanqueadora en vez de una normal no abrasiva, ya que las blanqueadoras tienen sílice y favorecen la limpieza de las manchas.

Enjuagues bucales sin alcohol: Se recomienda el uso de este tipo de enjuague bucal, debido a que el alcohol reseca la boca y, por tanto, disminuye la producción de saliva. Si se usa un enjuague bucal con alcohol de forma muy continuada, es posible que las encías se sequen y no se puedan nutrir bien, originando así su contracción.

Hidratación: Lo mejor a la hora de tomar bebidas y comidas con fuerte coloración, es beber una gran cantidad de agua ya que favorece la limpieza de la comida y la bebida de la boca y también neutraliza el pH de las caries.

Comer verduras: Tomar verduras que hay que masticar, favorecen la eliminación de manchas en la dentadura y evitan que se instale la placa en ella.

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad