Tipos de mordida

Tanto la estructura ósea como las piezas dentales son la base de la boca y los tejidos periféricos. Si no tienen una alineación adecuada, existe una maloclusión o mordida incorrecta. En la parte externa se ocasionas problemas estéticos bastante importantes y, en la parte interna, los efectos que puede tener una mala alineación dental en la salud de la boca son más amplios.

Algunos problemas que puede provocar la mordida incorrecta son, por ejemplo, trastornos digestivos, dolores de cabeza o audición insuficiente, lo cual afecta a la salud en general de la persona y también a su personalidad.

Hay muchos tipos de mordida y, gracias a los avances en odontología, existen muchas formas para tratarlas. Estas mordidas y tratamientos son:

Sobremordida

Se trata de uno de los problemas que más perjudica la estética del rostro. Consiste en una superposición casi completa de los dientes anteriores superiores, encima de los dientes frontales inferiores. Además, es posible que los bordes de los dientes interiores toquen la encía del paladar superior.

El tratamiento que se utiliza para la sobremordida es la ortodoncia, algo que también puede valorarse junto con la cirugía ortognática en función de la gravedad. La labor fundamental del tratamiento es lograr la regresión de las piezas dentales anteriores y la progresión de los dientes posteriores.

Los resultados dependerán de las características del rostro, del potencial de crecimiento y también del alcance de la mordida profunda.

Ventajas

  • Mejor opción para su corrección.
  • Posibilita conseguir una solución más persistente.
  • Ayuda a curar o evitar deterioros en la ATM.
  • Previene de un deterioro exagerado al tratarlo de forma precoz.

Inconvenientes

  • Tratamiento prolongado, ya que tiene una duración de 6 a 24 meses.
  • Se debe utilizar un retenedor para siempre.

Mordida cerrada

Debido al envejecimiento, de forma natural se produce el desgaste dental que puede llevar a ocasionar una mordida cerrada, la cual también puede ser un problema bastante grave.

Si se produce mucho deterioro de la estructura de los dientes en la parte profunda de la boca es posible que provoque una desintegración parcial del tejido facial inferior, lo cual genera que el aspecto de la persona sea más viejo y sin dientes.

El tratamiento más adecuado para este problema es la utilización de coronas dentales. Aun así, las carillas dentales y la adhesión dental pueden servir también.

Estos procesos logran el alargamiento de los dientes anteriores pero, antes de realizar un tratamiento restaurador, es importante que antes la persona se someta a la ortodoncia. Una vez recolocada la mandíbula, se realiza una cirugía ortognática.

Ventajas

  • Buena opción para reparar la mordida cerrada.
  • En ocasiones, la coronas en piezas dentales posteriores mejoran tanto la mordida como la estética del rostro, debido a que se deja más espacio para las piezas dentales anteriores.

Inconvenientes

  • Es posible que se complique la abertura de la mordida.
  • Hay que reducir las piezas dentales y cambiarlas de 5 a 15 años.

Mordida cruzada

La mordida cruzada consiste en la superposición de los dientes inferiores encima de los dientes superiores, y es un problema que puede afectar tanto a los dientes anteriores como a los posteriores. Este tipo de mordida en las piezas dentales anteriores provoca que sobresalga la barbilla.

El tratamiento más idóneo para reparar la mordida cruzada es la ortodoncia, aunque si es muy grave es posible que se necesite realizar una cirugía ortognática que complemente a esa ortodoncia.

Ventajas

  • Opción más efectiva de todas las alternativas que existen.
  • Solución más persistente.

Inconvenientes

  • Se necesita mucho tiempo para corregir la mordida.

Mordida abierta

Este tipo de mordida se produce cuando los dientes inferiores y superiores no consiguen unirse por culpa del contacto que existe entre los dientes posteriores. Puede producirse por factores hereditarios y también por diversos hábitos, como pueden ser morder lápices o ejercer presión con la lengua.

Las personas que tienen la mordida abierta no suelen saber que tienen ese problema, pero uno de los síntomas es que tienen dificultad para morder con los dientes anteriores. Además, puede ocasionarse la protrusión del labio superior, algo que complica cerrar los labios sin forzarlos.

El tratamiento de elección para reparar este tipo de mordida también es la ortodoncia, aunque en algunas ocasiones se puede combinar con cirugía ortognática.

Ventajas

  • Mejora la masticación.
  • Hace posible una mejor posición de los labios y su estructura estética.
  • Al combinarse con cirugía, se disminuye el tiempo de tratamiento y se mejoran los resultados faciales.

Inconvenientes

  • Se necesita mucho tiempo.
  • Dependiendo de la gravedad y de los hábitos, la retención es un posible problema.
  • Habitualmente, se debe utilizar un retenedor para siempre.

Protusión

La protrusión de las piezas dentales anteriores puede estropear una sonrisa perfecta. También se conoce como “dientes de conejo” y, en los casos más graves, es posible que produzca deformaciones faciales e impida que se cierren los labios.

Como en el resto de casos, el tratamiento más adecuado es la ortodoncia, y en los casos más graves se combina con cirugía ortognática.

Ventajas

  • Es el tratamiento más efectivo.
  • Sus resultados son los que más duran.
  • Se puede combinar con cirugía para disminuir el tiempo de tratamiento.

Inconvenientes

  • El tratamiento tiene una duración de 6 a 24 meses.
  • Dependiendo de la gravedad y de los hábitos, la retención es un posible problema.
  • Habitualmente, debe utilizarse un retenedor para siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.