Todo lo que debes saber sobre las fisuras dentales

Una fisura dental es un agujero o grieta pequeña que aparece en la parte exterior del diente. Casi siempre son tan pequeñas que no pueden apreciarse.

Para poder localizarlas y realizar un diagnóstico, se podría hacer una radiografía dental. Además, en algunas ocasiones pueden verse también haciendo un reconocimiento profundo en el dentista.

Tengo una fisura dental, ¿qué hago?

Es posible que tengas una fisura, pero que el diente no se fracture. Esto hará que tengas dolor en dicho diente.

Lo más común es que te duela cuando masticas o muerdes, pero es posible que también te duela con el simple contacto entre dientes. Puede aparecer dolor al tomar bebidas muy frías, aunque no lo hará con el calor.

Cuando tengas alguno de estos síntomas, lo recomendable es asistir a la clínica dental para que observen tu diente con una radiografía periapical, algo que permite la detección de las fisuras.

La fisura dental no fractura el diente, haciendo que parezca que está sano pero ocasionando dolor. Es posible que afecte a diversas partes como la raíz y la corona, además de aparecer en diferentes direcciones, es decir, oblicua, vertical u horizontal. Además, las fisuras pueden ser totales o parciales.

En numerosos casos no puede señalarse la causa exacta que ocasiona el problema, pero está claro que las fisuras resultan de fuerzas que sobrepasan el límite elástico que tiene la dentina y, por lo tanto, provocan que esta se agriete.

Síntomas de la fisura dental

La fisura dental puede provoca numerosos síntomas, los cuales se pueden confundir con otro tipo de problemas.

El dolor aparece cuando se muerden alimentos o se toman bebidas demasiado frías. Además, puede manifestarse cuando se hacen movimientos específicos con la mandíbula.

Dependiendo del lugar, la extensión y el sentido de la fisura dental, se pueden presentar uno o todos los síntomas, además de otros. Por ello, al existir tantas combinaciones, el diagnóstico se vuelve muy confuso.

Asimismo, una de sus características más importantes es que aparece una fisura con la siguiente fractura de las piezas dentales.

Cómo tratar la fisura

Dependiendo de la extensión de la fisura, se aplicará un tratamiento u otro. Es decir, el tratamiento varía en función de la extensión y del lugar donde se encuentre.

Cuando la fisura vertical afecta únicamente a la corona, es posible tratar el diente. pero si la fractura daña la raíz y la corona, no podrá tratarse el diente y tendremos que extraerlo.

Es muy habitual aconsejar la endodoncia, con la siguiente corona dental para que los trozos fisurados se unan y puedan protegerse los vértices.

Síndrome del diente fisurado

Este síndrome consiste en un problema bastante desconocido, pero muy frecuente, con un diagnóstico bastante complejo.

Se trata de la existencia de una fisura tan pequeña que es casi imposible de localizar. Además, en gran cantidad de ocasiones son dientes que no tienen caries y tampoco han tenido que restaurarse, por lo que el diagnóstico se complica.

Normalmente este síndrome se manifiesta en los morales y es más común en personas de 30 a 60 años.

Signos y síntomas más comunes

  • Dolor repentino e intenso cuando se muerde o mastica.
  • Persona mayor de 20 años (con más frecuencia de 30 a 60 años).
  • Reacción exagerada al frío.
  • Síntomas presentes de semanas a meses.
  • Difíciles de localizar.
  • Dolor al cerrar la boca y realizar movimientos específicos de la dentadura.
  • Aparición predominante en los premolares y el primer molar inferior.

Aunque las fracturas implican a los dientes anteriores, normalmente resultan de un traumatismo dental.

Causas de las fisuras dentales

Las causas que no pueden ser controlados ni modificados por el dentista son:

  • Bruxismo
  • Ciclos térmicos
  • Accidentes masticatorios
  • Configuración natural de los huecos y vértices dentarios

Aun así, existen otras causas relacionadas con los procesos de restauración que sí pueden ser controlados por el dentista.

Prevención

  • Evita rechinar o apretar los dientes.
  • Intenta no aplicar presión en los dientes.
  • Utiliza férulas de descarga si padeces bruxismo.
  • Acude a la consulta del dentista para comprobar si la causa es un traumatismo.

Tratamiento del diente fisurado

Cualquier persona, independientemente de su edad, tienen más tensión en sus vidas y, por tanto, posibilita la aparición de hábitos que tengan como consecuencia la formación de fisuras, por ejemplo el bruxismo.

Además, los traumatismos también hacer que la estructura dental esté más débil y se fomente la aparición de fisuras.

Aun así, no es motivo para asustarse porque los dientes fisurados se pueden recuperar. Para ello, es necesario reconocer los síntomas más característicos y hacer un diagnóstico lo más precoz posible de la fisura. Esto es importante, porque cuanto más se tarde más grande se hará la fisura y podrá incluso aparecer una fractura.

En la mayoría de los casos, el tratamiento tiene un resultado positivo, pero es posible que en alguna ocasión el diente se rompa y sea necesario extraerlo.

Por ello, es muy importante asistir a la consulta del dentista cuando apreciemos algún tipo de dolor y no sepamos dónde está el origen.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.